convierte tus ideas en realidad

Convierte tus ideas en realidad en 4 sencillos pasos

Tiempo de lectura: aproximadamente 6 min

Un reciente estudio universitario estima que una persona promedio tiene más de 6,000 pensamientos en un día normal. Entre esos momentos breves, fugaces y a menudo aleatorios, todos hemos tenido nuestra cuota de ideas realmente buenas. Sin embargo, convertir las ideas en realidad puede ser un proceso difícil de alcanzar.

Si se trata de una idea de producto para el trabajo, es posible que se la contemos a nuestro jefe. Ahora parece que la idea está cobrando impulso. Pero entonces, con la misma rapidez con la que parecía que se estaba avanzando, todo se desvanece.

A veces, parece que nadie sabe cómo hacer realidad una idea. Sin pasos claros, el entusiasmo por la idea disminuye. Al carecer de dirección y motivación, el equipo se enfoca en otra cosa. Al cabo de unas semanas, la idea se desecha por completo. 

La capacidad de un equipo para poner en práctica las ideas depende de tener un proceso elaborado en torno a la ejecución. Hay cuatro pasos que los equipos pueden utilizar para ayudar a generar, definir y hacer realidad sus ideas. Hablemos de cómo hacerlo.

convierte tus ideas en realidad

Lluvia de ideas 

Con la ayuda de una sesión de lluvia de ideas eficaz, convertir las ideas en realidad es mucho más sencillo.

Para sacar el máximo provecho de las actividades de una lluvia de ideas con tu equipo, es importante seguir algunos lineamientos. 

En primer lugar, difiere el juicio de las ideas. Recuerda que el objetivo es considerar todas las posibilidades y permitir la participación de todos. 

En segundo lugar, apuesta por la cantidad. Intenta aprovechar las ideas de los demás. 

En tercer lugar, enfócate en el tema. Limítate a una conversación a la vez.

Siempre es útil iniciar una lluvia de ideas con una pregunta aclaratoria para determinar el propósito o el resultado: por ejemplo: “¿Cuál es el problema o la necesidad que intentamos resolver con nuestras ideas?”

Otras preguntas que refinarán tu proceso de convertir las ideas en realidad:

  • ¿Quién se beneficiará de este producto o servicio nuevo o mejorado?
  • ¿Cómo se beneficiarán de este nuevo producto o servicio?
  • ¿Qué parámetros medirán el éxito de este producto o servicio?

Una vez que tengas varias ideas, la siguiente tarea es llegar a un consenso sobre cuáles son las mejores y merecen ser consideradas. El uso de las funciones de Lucidspark, como la votación, los emojis y los comentarios, permite que todos participen en el proceso de decisión y compartan sus opiniones. Al ser accesible en línea, también fomenta la interacción en tiempo real entre las personas del equipo que trabajan en la oficina o de forma remota.

Ahora que ya te has decidido por una idea, ¡es momento de profundizar en ella!  

Identifica las cuestiones pendientes 

Antes de poner en práctica las ideas en tu organización, tendrás que identificar las preguntas pendientes sobre la viabilidad de concretarlas con tus recursos y capacidades.

Algunas preguntas a las que tendrás que dar respuesta:

  • ¿Tenemos el presupuesto o los medios para hacer realidad esta idea?
  • ¿Tenemos las personas o la experiencia para hacer realidad esta idea?
  • ¿Tenemos el tiempo o el ancho de banda para hacer realidad esta idea?

Si hay cuestiones no resueltas o variables desconocidas en relación con alguno de los factores mencionados anteriormente, considera si puedes conseguir los recursos necesarios para que las cosas avancen. Piensa si es realista en este momento asignar dinero, contratar personal o ajustar los horarios.

Una vez que sepas que cuentas con el personal y los recursos adecuados, estarás listo para elaborar un plan de acción.  

Planifica la implantación 

El éxito de cualquier nuevo producto, servicio o estrategia depende de la calidad y la minuciosidad del plan de implantación que desarrolle tu equipo.

Tu proceso de planificación debe incluir:

  • Documentar el plan. Usa Lucidchart para esbozar el plan en un diagrama de flujo visual que puedas compartir con tu equipo. Puede ser una fuente de referencia para comprobar tu progreso.
  • Asignar un responsable del plan. Antes de realizar asignaciones individuales, decide quién será el encargado de mantener el rumbo, resolver los problemas y dirigir la ejecución del plan.
  • Hacer una evaluación de riesgos. Conoce mejor los obstáculos a los que probablemente te enfrentarás antes de comprometerte con el plan. Reúne las opiniones de todas las personas del equipo.
  • Establecer el presupuesto. ¿Cuánto está dispuesta a invertir tu empresa en el plan? Usa planes de implementación similares como referencia, pero deja un margen de flexibilidad.
  • Delegar las tareas del plan. En este paso, el responsable del plan no solo asigna las tareas a las personas del equipo, sino que también establece las expectativas y define los resultados del proyecto.
  • Crear un calendario del plan. Intenta que sea rápido y rentable, pero teniendo en cuenta el alcance del proyecto.
convierte tus ideas en realidad
Ejemplo de flujo de proceso de negocio (haz clic en la imagen para modificar en línea)

Dividir las tareas en objetivos mantendrá al equipo enfocado en su meta y motivado por el progreso que haga. En esta parte del plan de implementación es donde un gran administrador de proyectos resulta útil, ya que guía al equipo en la ejecución de la idea.

REÚNE COMENTARIOS

No des por sentado que tienes todas las respuestas solo porque la idea haya surgido en tu equipo: aprender a hacer realidad una idea significa beneficiarse de la experiencia de otros. Nunca hay que pasar por alto la recopilación de opiniones y la búsqueda de asesoramiento de las partes interesadas y otras personas de tu organización.

Prepárate para explicar tu idea a fondo, responder a preguntas difíciles y manejar las críticas. Cuando se trata de una crítica, intenta no tomártela como algo personal. Si parece constructiva y válida, busca la manera de utilizarla para mejorar tu idea o llevar las cosas en una dirección totalmente nueva. 

Algunos comentarios tienen más peso que otros. No todo el mundo entenderá lo que estás intentando conseguir. Steve Jobs estuvo a punto de detener el desarrollo del iPhone porque no veía su viabilidad. Gracias a la perseverancia de su equipo, acabó aceptando la idea.

Por eso es fundamental pedir aclaraciones sobre cualquier comentario que no tenga sentido. Encuentra valor en los comentarios negativos o en las opiniones discrepantes. Pero mantén tu idea.

Ahora que ya conoces las formas de convertir las ideas en realidad, es hora de que esas ideas fluyan. Intenta utilizar Lucidspark para hacer una lluvia de ideas con tu equipo y descubrir tu próxima gran idea.

convierte tus ideas en realidad

Empieza una lluvia de ideas en Lucidpsark.

Pruébalo ahora

Popular ahora

Zoom’s Lucidspark Zoom App integrationColaboración enriquecida gracias a Lucidspark y Zoom

Acerca de Lucidspark

Lucidspark es una pizarra virtual que te ayuda a ti y a tu equipo a colaborar para sacar a la luz las mejores ideas. Viene equipado con todas las herramientas de notas adhesivas y dibujo a mano, así como el lienzo infinito que necesitas para capturar la próxima gran idea. Además, ha sido diseñado para la colaboración. Imagínatelo como un gran arenero en el que tu equipo puede jugar con sus ideas e innovar juntos en tiempo real.

De los creadores de Lucidchart, en el que confían millones de usuarios en todo el mundo, incluido el 99 % de las empresas Fortune 500.

Empezar ahora

  • Precios
  • Individual
  • Equipo
  • Empresa
  • Contactar a Ventas
PrivacidadLegalCookies

© 2022 Lucid Software Inc.