PINGDOM_CANARY_STRING
Marco VRIO

Cómo utilizar el marco VRIO

Tiempo de lectura: aproximadamente 7 min

Ninguna empresa existe en el vacío: siempre hay competencia. Y, naturalmente, querrás tener una ventaja sobre la competencia. La ventaja competitiva —o la forma en que tu empresa se compara con los competidores— es un factor clave para el éxito (o el fracaso) de tu negocio. Entonces, ¿cómo determinar la posición competitiva de tu empresa?

Introducir el marco VRIO. 

El marco VRIO es un enfoque estructurado para el análisis de la ventaja competitiva. Básicamente, el análisis VRIO te ayuda a ti y a tu equipo a identificar y evaluar los recursos. Al final del proceso, sabrás cuáles son tus recursos, qué tan bien los estás utilizando y si estos te brindan una ventaja competitiva. 

En esta publicación, te guiaremos a través de los conceptos básicos del marco VRIO y te proporcionaremos las capacidades y conocimientos necesarios para evaluar tus recursos. 

¿Qué significa VRIO?

Incluso si esta es la primera vez que has escuchado sobre el análisis VRIO, probablemente ya te habrás dado cuenta de que VRIO es un acrónimo. (Las mayúsculas lo delatan, ¿no?) Cada letra corresponde a un aspecto de tus recursos que evaluarás. 

Las cuatro partes del análisis VRIO son: valioso, raro, imitable y organizado. 

Si un recurso cumple con cada uno de esos criterios, le da a tu empresa una ventaja competitiva sostenida. Pero más adelante hablaremos de ello. Veamos con más detalle qué significa cada parte de VRIO:

Valioso: Para determinar el valor de un recurso, hazte esta serie de preguntas: 

  • ¿Ayuda este recurso a nuestra empresa a aprovechar las oportunidades del mercado? 
  • ¿Ayuda a proteger a tu empresa contra las amenazas del mercado? 
  • ¿Este recurso nos hace más atractivos para los clientes? 

Si has respondido afirmativamente a alguna de estas preguntas, el recurso es valioso. 

Raro: Esto se explica por sí mismo. Un recurso se considera raro si solo unas pocas empresas tienen acceso a él. Es importante tener en cuenta que un recurso suele ser escaso durante un periodo de tiempo limitado: con el tiempo, otras empresas se darán cuenta e imitarán ese recurso para sí mismas. 

Por eso es importante evaluar con frecuencia tus recursos. Si estás sentado en un recurso raro, debes aprovechar esa ventaja mientras la tengas. El tiempo corre: ¡aprovecha los escasos recursos mientras puedas!

Imitable: ¿Recuerdas que dijimos que los recursos raros solo lo son hasta que otros los copian? ¿Y si esos recursos fueran difíciles de imitar? Esto podría prolongar las ventajas que te dan esos recursos. 

Esto nos lleva a la tercera parte del análisis VRIO: ¿Cómo de difícil es el recurso para imitar? Los factores a tener en cuenta son el costo, las marcas comerciales y las patentes. Si un recurso es costoso de adquirir o está protegido por una patente, se considera difícil de imitar. 

Organizado: Así que has identificado un recurso que es valioso, raro y difícil de imitar. ¿Y ahora qué? Nada de eso importa a menos que tu negocio esté organizado de manera que te permita hacer un buen uso de ese recurso. 

Para sacar el máximo partido a tus recursos, tu empresa debe contar con sistemas de gestión, procesos y estructura claros. El uso de un recurso puede requerir ajustes en los proyectos e iniciativas actuales. ¿La cultura de tu empresa valora la flexibilidad y la propiedad? Si no, puedes identificar los recursos y no poder utilizarlos. 

Cómo utilizar el marco VRIO

Ahora que entiendes cada uno de los elementos del acrónimo VRIO, echemos un vistazo al marco VRIO en la práctica: ¿Cómo se utiliza realmente el análisis VRIO para identificar y explotar la ventaja competitiva? 

El proceso consta de tres pasos: definir, categorizar y analizar. A continuación, desglosamos cada una de ellos. 

Antes de entrar en esos pasos, necesitarás una lista de recursos para evaluar. Reúne a un equipo de personas de toda la empresa y celebra una reunión de intercambio de ideas. Juntos, deberían ser capaces de elaborar una lista de los recursos de la empresa. 

(¿Te sientes estancado? Mientras tú y tus compañeros de trabajo hacen una lluvia de ideas sobre los recursos de la empresa, pueden utilizar el análisis DAFO. Afortunadamente, contamos con una publicación de blog sobre el tema para ayudarte a empezar.)

Con tu lista de recursos a la mano, estás listo para sumergirte en el proceso de VRIO.

Ejemplo de análisis DAFO (haz clic en la imagen para modificarlo en línea)

1. Definir los recursos

Los recursos suelen pertenecer a una de estas cuatro categorías: financieros, humanos, materiales o no materiales. Antes de aplicar el marco VRIO, querrás determinar a qué categoría pertenece cada recurso. 

Para facilitar el proceso, a continuación explicamos cada tipo de recurso:

  • Financieros: En pocas palabras, los recursos financieros se refieren al capital, es decir, al dinero que tu empresa tiene a su disposición. (Este capital no tiene por qué ser dinero en efectivo. Pueden ser acciones o bonos, por ejemplo).
  • Humanos: Los recursos humanos son los recursos que tus empleados aportan a tu empresa, es decir, conocimientos y habilidades. 
  • Materiales: Los recursos materiales son los recursos físicos y tangibles que tiene tu empresa. Estos pueden incluir instalaciones, equipos y materiales. (Nota: Los recursos materiales suelen ser los más fáciles de imitar. Si una empresa tiene capital, puede simplemente comprar las instalaciones y los materiales necesarios).
  • No materiales: Los recursos no materiales pueden ser cualquier cosa, desde la propiedad intelectual (como las patentes) hasta el reconocimiento de la marca entre los clientes. 

2. Categorizar los recursos

Ahora que has definido tus recursos, es el momento de pasar cada uno de ellos por el marco VRIO. Al final del proceso, habrás etiquetado cada recurso como paridad competitiva, ventaja competitiva temporal, ventaja competitiva no utilizada o ventaja competitiva a largo plazo. 

Piensa en VRIO como una serie de preguntas que puedes hacer sobre cada recurso:

  • En primer lugar, ¿es valioso? Si la respuesta es afirmativa, pasa a la siguiente pregunta. 
  • ¿Es raro? Si la respuesta es afirmativa, pasa a la siguiente pregunta. Si has respondido que no, ese recurso te da la paridad competitiva, pero no la ventaja.
  • Así que tu recurso es valioso y raro, pero ¿es difícil de imitar? Si la respuesta es afirmativa, lo has adivinado, puedes pasar a la última pregunta. Si la respuesta es negativa, el recurso proporciona a tu empresa una ventaja competitiva temporal. 
  • Y por último, ¿tu empresa está organizada para utilizar ese recurso? Si la respuesta es afirmativa, ese recurso proporciona a tu empresa una ventaja competitiva a largo plazo. Si la respuesta es negativa, se puede catalogar como una ventaja competitiva no utilizada.

3. Analizar los recursos

Has definido y clasificado tus recursos, ¿y ahora qué? Estos dos primeros pasos no tienen sentido si no se analizan. Hay que ver los resultados y convertir los datos en acción. 

Tu objetivo es identificar los recursos que pueden convertirse en una ventaja competitiva. En otras palabras, ¿qué recursos pueden pasar de su categoría actual a una superior? 

El punto de partida debería ser obvio: ¿Tienes algún recurso en la categoría de ventaja competitiva no utilizada? Para convertirlas en ventajas competitivas a largo plazo, lo único que tienes que hacer es organizar tu empresa para utilizarlas. 

Es más fácil decirlo que hacerlo, ¿verdad? Los pasos exactos para convertir una ventaja competitiva no utilizada en una ventaja a largo plazo cambiarán dependiendo del recurso. Pero esto es siempre cierto: Para utilizar esos recursos, tendrás que desarrollar una estrategia empresarial que tenga en cuenta cada uno de ellos. 

Esto no ocurrirá de la noche a la mañana. Reúnete con las partes interesadas y los equipos de toda la empresa para elaborar una estrategia informada y realista para captar todos tus recursos. 

El marco VRIO es una gran herramienta para el análisis interno, y el análisis interno es un buen punto de partida. Pero recuerda que la competencia está ahí fuera: para ser realmente competitivo en tu mercado, tendrás que analizar también tus negocios. Introduce el análisis DAFO. Después de utilizar el análisis VRIO en tu propia empresa, intenta utilizar el análisis DAFO para ver cómo se compara con los competidores.

illustration of people working together

¡Ahora inténtalo tú! Aprende a realizar una sesión de planificación estratégica con Lucidspark.

Descubre cómo

Realiza una sesión de planificación estratégica con Lucidspark.

Te mostramos cómo

Popular ahora

Zoom’s Lucidspark Zoom App integration

Colaboración enriquecida gracias a Lucidspark y Zoom

Acerca de Lucidspark

Lucidspark es una pizarra virtual que te ayuda a ti y a tu equipo a colaborar para sacar a la luz las mejores ideas. Viene equipado con todas las herramientas de notas adhesivas y dibujo a mano, así como el lienzo infinito que necesitas para capturar la próxima gran idea. Además, ha sido diseñado para la colaboración. Imagínatelo como un gran arenero en el que tu equipo puede jugar con sus ideas e innovar juntos en tiempo real.

De los creadores de Lucidchart, en el que confían millones de usuarios en todo el mundo, incluido el 99 % de las empresas Fortune 500.

Español
EnglishFrançaisDeutsch日本語PortuguêsEspañolNederlandsPусскийItaliano
PrivacidadLegal
© 2021 Lucid Software Inc.